Mi existencia. Planos materiales e in-materiales

AUTOCONOCIMIENTO

11032018·81023011

mi existencia
Mi existencia.

Planos materiales e in-materiales

Mi existencia tiene lugar, la experimento en diferentes planos en simultáneo, planos materiales e in-materiales.

Lo que asocio como «cuerpo físico” es el instrumento a través del cual ralentizo mi potencia creativa para manifestar en los planos materiales o de acción perceptual. Fruto de esta ralentización surge mi ilusión de materialidad, fragmentación o separación, con el fin de integrarme desde la disociación de mí misma, explorando, reconociendo las percepciones más sutiles de mi existencia singular.

Lo que asocio como «cuerpo espiritual”, el in-consciente* es el orden abstracto, indeterminado que sostiene mi potencial creativo en los planos inmateriales o de acción en-conciencia. Aquí experimento la “vibración”, el potencial de mí totalidad, con el fin de manifestar lo que es en mí a través de la creatividad de la existencia.
*in-con(s)ciente: in: dentro, en; (s):soy; con 100%

Cuando soy consciente de la multiplicidad de planos de existencia en mi me abro a experimentar un potencial mayor de realización, que no tiene que ver con el hacer sino con la acción presente del soy, soy in-certidumbre, me realizo plenamente (soy real, me hago realidad), la acción y efecto in-divisibles. Es en esa plenitud del soy en mí que armonizo el flujo del canal que sostiene mi existencia, esta canalización e integración simultánea en el presente, en el no tiempo, me permite liberarme de mis condicionamientos como materia concreta.

El supuesto cambio en mis “niveles energéticos” o “vibración”, por llamarle de algún modo, es en realidad la expansión de la percepción de mí misma, el mayor potencial deriva de la mayor percepción consciente en mí. La subida de mi vibración se corresponde con la canalización del nivel/plano en el que me alineo en mí misma.

Cuando soy consciente en mí libero a mi cuerpo “físico” del trauma, el estrés, que supone intentar sostener planos superiores en una vibración ralentizada, libero el apego limitador del ser material y me abro al potencial del multi-soy · soy-multi, y me experimento en diferentes planos de mi propia existencia.

Es decir, mi “ser material” deja de buscar “espiritualizarse” y mi “ser espiritual” deja de buscar “materializarse”. Paradoja. La ilusión se desvanece, el soy real se integra.

Vuelve Arriba